sábado, agosto 30, 2008

estampa hogareña



Estoy haciendo un cómic con una historia de amor. Todo es muy bonito y muy tierno y me lo estoy pasando muy bien, bueno no tanto: me atasco bastante, porque los personajes van cambiando de cara en cada viñeta aunque yo quiero que se parezcan. Entonces lo repito todo muchas veces y es muy aburrido.
Quizás no lo termine nunca y será como una historia de amor de verdad.
Bueno, bodrios aparte... este año voy a estudiar en Pontevedra, o para eso voy. Pero no tengo casa, si algún gallego se apiada de mi pobre alma y me ofrece una habitación-cerca-de-la-facultad-a-cambio-de-un-módico-precio se lo agradeceré un montón y le regalaré una bolsa de patatas fritas (del sabor que quiera).

gracias.