lunes, enero 11, 2010

La mentira sin maldad es algo estupendo.



El dibujo del fondo azul no sé si es el único que tengo al que no le he puesto título.
El otro, el de la chica que está tumbada sobre una alfombrilla redonda, como esa de Ikea donde la gata Kika vomitaba siempre, pero que en vez de gris era roja, se llama: "una mirada que enamora."
Creo que tendréis que dar a ampliar para saber por qué, aunque la resolución no acompaña.