jueves, enero 21, 2010

Porque el lujo, querido E, es una vulgaridad.



Te daría bofetadas hasta cambiarte la cara, hasta que fueses otra persona; así podría quererte.