domingo, febrero 14, 2010

amor platónico




Por cierto, lo del agua inclinada lo he hecho a drede, que a ver qué os habíais pensado.
Si en Arthur Gordon Pym el agua tiene vetas de colores, la mía tiende a nivelarse con distintos grados de inclinación. He dicho.