sábado, abril 17, 2010

bubble tea, que rico.









Jo, te he comprado un regalo precioso, otro... uno más, si... y esa cosa tan pequeña y graciosa. No sé si te los daré, o acabarán siendo regalos para todos los demás. Como siempre.
---

De ñaja creía que lo que salía en los sellos y monedas era el perfil de mi padre, al que también confundía con Robert Mitchum.  Hacerse mayor no está mal, menos por desengaños de esa índole.