lunes, abril 05, 2010

La incoherencia es una virtud.






Esta tarde, mientras escribía cartas de suicidio y aburrimiento en confetti, empecé a pensar en lo cansado que sería el ir a verte -demasiado esfuerzo- como quiero cambiar, mejorarme a mi misma etc, etc, y ser más práctica, ya he llamado a un mensajero para que venga a recoger la bolsa llena de vómito al vacío.

Piénsalo; es lo más cómodo para los dos, sólo tendrás que calentarlo en el micro unos segundos y tirártelo por encima; sin dramas, sólo funcional.


----------


Las ex-cajas de mariposas van con cristal incluido, pero sacarles fotos era un rollo.
El título de la del alfiler:
Cuando pisas un insecto y al levantar en pie no está ni en el suelo, ni en la suela, ¿dónde está?
ya sólo queda esperar, asustado, a que aparezcan las picaduras vengativas. Pero tampoco llegaron, piensas entonces, entre melancólico y aliviado que el insecto se fue a por tabaco.