viernes, mayo 14, 2010

La gravedad del asunto




Como bien sabrás siempre estoy boquiabierta. Es porque no entiendo nada. Esto es ningún inconveniente; salvo porque se me queda la boca muy seca, áspera y cavernosa. En esa cueva se ha desarrollado un ecosistema completo, Les oigo quejarse en un murmullo constante, que suena parecido a los arrullos de una paloma, sobre lo irregular de mis horarios, ya que sólo pueden anidar de noche, porque saben que durante el día bebo ingentes cantidades de agua, sólo para molestarles, no porque tenga sensación de sed.