martes, enero 25, 2011

Lo mejor sobre las cartas de despecho es no escribirlas.