miércoles, febrero 09, 2011

una vez me encontré una maleta por ahí.











Pensaban que nunca se atrevería a irse, así que se sorprendieron cuando no apareció en unos días: todas sus cosas estaban como siempre, parecía que no se había llevado nada. Pusieron carteles de "desaparecido" con su foto, a las que algunos lloraban y otros pintaban bigote. Acabaron cubiertas por cartelitos, así que al cabo de un tiempo lo olvidaron y guardaron sus cosas en cajas, por si acaso volvía. 
Pasó más tiempo.
Cuando alguien encontró esas cajas no sabía de dónde habían salido:- trastos viejos- dijo. Y las dejó en medio de la calle, para quien las quisiera.

*en realidad la maleta me la dió marisa, una amiga de mi madre. y creo que si no haceis click sobre la última imagen para ampliarla no se va a entender muy bien.